Vértigo

Los pacientes utilizan el término de mareo para describir síntomas que perciben como distorción visual, giro interno, desorientación, movimiento o giro de su entorno en forma discreta o leve y; en ocasiones describen al vértigo como una sensación de movimiento o giro intenso e incapacitante, aturdimiento, presíncopal o desequilibrio. 

Para el neurólogo que evalúa a los pacientes con mareo, es importante diferenciar los trastornos vestibulares periféricos porque son comunes y definibles clínicamente y con frecuencia son pasados por alto por otros médicos.

Los pacientes pueden referir solo mareo o algún otro síntoma que lo acompaña. Se deben considerar las causas neurológicas cuando existen otros síntomas y signos neurológicos y cuando se han descartado los trastornos vestibulares periféricos comunes. Es importante preguntar al paciente si ha presentado otros síntomas, porque pueden ser clave para el diagnóstico.

El Vértigo es una sensación de giro del entorno, indica una lesión en las vías vestibulares, bien sea la periférica o la central.

Los síntomas auditivos asociados como hipoacusia y acufenos(zumbidos) pueden sugerir una localización periférica, en el oído interno o en el VIII nervio craneal. Pueden producirse muchos tipos diferentes de hipoacusia con o sin mareo y es importante que el neurólogo conozca los trastornos auditivos comunes. Con la exploración neurotológica clínica, con frecuencia pueden identificarse hallazgos específicos.